Warning: mysql_fetch_object(): supplied argument is not a valid MySQL result resource in /home/logueos/public_html/wwws/miradaprofesional.com/ampliarpagina.php on line 27
http://logueos.com/isologos/1411996685-mp2015.png
Oct22
20:52h.
Newsletter

Modelo de farmacia argentino: Modelo Imperfecto
El “modelo de Farmacia Argentina”, en cuanto a legislación y funcionamiento - sanitario y comercial – es un mix del “modelo americano” y del “modelo mediterráneo”. Un “modelo latino”, que dista mucho de ser propio, singular y representativo. Es imperfecto por que mientras unos se fortalecen, los otros se debilitan y a gran velocidad.
Mirada Profesional
Octubre 21, 11:46 h.
Nuevos avances en la administración de tratamientos de alzhéimer y párkinson

Octubre 17, 11:54 h.
Modelos argentinos: logran avances para mejorar la aplicación medicinal de los glucocorticoides

Octubre 16, 16:49 h.
Hoy es el día de las Mujeres en la Ciencia

Octubre 15, 11:21 h.
Preocupa el crecimiento de la venta de fármacos ilegales

Octubre 14, 10:45 h.
Un día como hoy en la ciencia…

Octubre 10, 11:16 h.
Hoy es el Día Mundial de la Salud Mental

El modelo está fragmentado, por que coexisten dos, el americano y el mediterráneo. El giro en la legislación de casi todas las provincias argentinas, gracias a la cual las farmacias se consideran establecimientos sanitarios subordinados a una planificación en distancia y numero de habitantes, no ha logrado el éxito esperado porque todavía la propiedad no está unida a la titularidad, por lo que no se corresponde exactamente con el modelo mediterráneo, puesto que la titularidad y propiedad de una farmacia, no es exclusiva del farmacéutico. Propietario puede ser tanto una persona jurídica, una razón social, como un farmacéutico. A pesar que ejerce la dirección técnica, si no es de su propiedad la farmacia, el funcionamiento es distinto. Mayoritariamente, el farmacéutico tiene como objetivo subsistir económicamente sin resignar su función sanitaria. Es el perfil que lo caracteriza, vivir del servicio que brinda.

La farmacia tipo drugstore, por lo general cadenas de un mismo capital monetario, prevalece en las grandes ciudades, concentra el poder de mercado, ejerce oligopolios y desvirtúa el verdadero sentido de una farmacia, convirtiéndola en un establecimiento comercial dejando de lado el espíritu de la tradicional oficina de farmacia; evidentemente la influencia americana continua siendo una presión que la aleja del rol sanitario. Dispensar un medicamento cada tanto y suplir su falta de rentabilidad con la venta de un par de perfumes, un oso de peluche o un esmalte de uñas, es la voz de los que pregonan el vale todo.

¡Medicamentos principalmente y siempre! Artículos de higiene también, pero antes lo primero.

Esta real convergencia hacia dos modelos antagónicos, no nos sirve de nada. ¿Cómo desarrollar un “modelo argentino” que sea un sello de identidad, adaptado no sólo a los cambios sociales, también a las necesidades de la población, que contemple las conveniencias de los propios farmacéuticos, y que además contribuya con las obligaciones, objetivos y recursos de la Seguridad Social?.


Tratemos de analizar la situación actual, para proyectar un modelo propio.


¿Para qué están las farmacias? Todos sabemos que para garantizar el acceso al medicamento a la población que lo requiera.

¿Cómo son las farmacias en la actualidad? En líneas generales, se observan tres tipos. Las barriales, ubicadas en el macrocentro de las ciudades, en barrios populares, pequeñas, tradicionales, que brindan un servicio farmacéutico mal remunerado, con una desfinanciación preocupante y que sobreviven sólo por que son el primer acceso sanitario de la población que la circunda, especialmente en las urgencias, pero que brindan un servicio farmacéutico de excelencia.

Las farmacias rurales, que se ubican en el casco principal de numerosos pueblos y ciudades del interior de provincias argentinas, presionadas a poseer un stock que pueda satisfacer las necesidades del poblado, sometidas a las irregularidades de la provisión por estar alejadas de ellos, con un rol netamente de atención primaria, valoradas por todo el vecindario y olvidadas por sus pares.

Y las megas farmacias, propiedad de poderosos capitales económicos, cadenas con sucursales, ubicadas estratégicamente en zonas de alto tránsito en las ciudades mas pobladas del país, con convenios particulares de prestaciones farmacéuticas que dejan afuera a las pequeñas y medianas farmacias, y con una escala y condiciones de compras que les...
asegura una rentabilidad por encima del resto, de atención impersonal, con estilo merchandising, donde prima la ecuación comercial por sobre el beneficio social.

Ahora, preguntémonos ¿Cómo quieren ser las farmacias argentinas? ¿Es posible la coexistencia de ambos modelos? Estamos frente a dos clases de farmacias, las de primera y las de segunda. Las de primera clase muy paquetas, altamente rentables a través de los mecanismos del poder de mercado y sólo accesibles a la población de medio a alto poder adquisitivo. Las de segunda clase, con mínimo stock, relegadas a los ciudadanos de menor poder económico, desfavorecidas geográficamente, valoradas por el vecino pero ignoradas por sus proveedores.

¿Que propuestas tienen los farmacéuticos? Nuestros honorarios no tienen porque basarse en cotillón, golosina u otros accesorios, para eso no hace falta rendir exámenes de química, biología y farmacología. Si estas ideas son acusadas por algunos como de puro conservador, poco merchandising o nulo sentido comercial, lamentablemente la función de una farmacia está siendo distorsionada o disimulada para negocios de unos pocos y debilidad de muchos.

¿Los demás profesionales sanitarios, reconocen la importancia de nuestra labor? ¿La sanidad argentina, esta conciente del verdadero impacto socio-sanitario de la amplia red de farmacias? ¿Qué dirían si esa red queda totalmente en manos de unos pocos para beneficio económico de unos cuantos y a merced del uso y muchas veces el abuso de nuestro titulo y nuestra ciencia? La farmacia es un agente de educación sanitaria que puede ser aprovechado para bregar por el uso racional del fármaco. Pero es sabido que a los inversionistas este aspecto no les interesa, la farmacoeconomia no suma, resta para ellos.

¿Las universidades nos han formado para ser herramientas de pingües utilidades económicas de un grupo de capitalistas?
Los farmacéuticos estamos formados e informados por, para y de medicamentos. En la farmacia pequeña, el honorario del farmacéutico depende del 60% de las ventas por obras sociales y prepagas, la subsistencia es imposible con un sistema que retrasa los pagos exagerada e innecesariamente, por trabas burocráticas, negligencia, presiones o conveniencias de los responsables del pago.

¿El Estado está interesado en el tema? ¿Qué espera la sociedad de su farmacia de confianza? ¿Busca al farmacéutico o sólo la pronta “venta” de un medicamento? El sistema de la Seguridad Social contrata a las farmacias exclusivamente para la dispensación que está atada a una retribución monetaria, pero bueno sería que tuvieran otras funciones como la intervención en farmacovigilancia formando una red nacional, actividades de promoción de la salud o difusión de hábitos saludables. Beneficios para todos, Estado, sociedad y farmacias.

En definitiva, no parece que pueda sostenerse por mucho tiempo, la coexistencia de ambos modelos. No puede haber convivencia cuando hay inequidades y despropósitos que asfixian al débil con la connivencia de los poderes político y económico, conformando un camino de resignación de la rentabilidad y desaliento de lo sanitario que proclama y advierte la desaparición de las pequeñas y medianas farmacias. Si éste continúa siendo el rumbo, la dispensa de medicamentos, altamente concentrada, pasará a ser cualitativamente una mercancía y la salud una cuestión de mercadotecnia.

Farm. Judith Rebullida
Especial para Mirada Profesional farmacéutica


Por Farm.Judith Rebullida
Silvia Plank
JUDITH : EXCELENTE.DESDE EL INTERIOR, LOS ACOMPAÑAMOS EN LA LUCHA Y NOS SENTIMOS REPRESENTADOS, GRACIAS.
Contacto : silvia.plank@gmail.com
Analia Sanchez Ivanich
Excelente articulo. No solamente refleja ls desigualdad economica, ademas contempla la SALUD DEL PACIENTE. que en estas farmacias shopping fomentan la automedicacion con los OTC y la compulsion por la compra.quedando el farmaceutico como un vendedor.
Contacto : nuevaandina@yahoo.com.ar
Silvia Plank
no sólo estas farmacias shopping fomentan automedicación. Recordar los laboratorios BAYER;GLAXO Y BOEHRINGER, que trafican a travez de kioscos. y ahora BETA por internet,
Contacto : silvia.plank@gmail.com