Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
#Actualidad
El Ministerio de Salud difundió detalles del nuevo sistema de trazabilidad
15/6/15, 12:50, BUENOS AIRES: La cartera sanitaria informó cómo será el sistema de información. Funcionará por medio de Internet, por mensajes de texto o llamando a un 0-800. Incluirá unos 88 principios activos farmacéuticos, que representan unas 200 marcas comerciales. Elogios de la OPS a la medida adoptada por el gobierno.
¿Like?
#SeguridadSocial
Hoy 12:35, LA PLATA, abril 25: La titular de SUTEBA Lanús se quejó del retraso para que el IOMA le entregue un medicamento oncológico para una docente de ese distrito.
#PAMI
Hoy 12:34, BUENOS AIRES, abril 25: La obra social nacional confirmó que en junio será necesario la nueva credencial magnética para acceder a los servicios de medicamentos y prestaciones varias. La misma tendrá toda la información del jubilado, y desde junio será necesaria para acceder a medicamentos en farmacias.
Luego del entusiasmo general por el anuncio de la puesta en marcha de un sistema de control para medicamentos de alta complejidad, el ministerio de Salud de la Nación comenzó a informar sobre los detalles de la puesta en marcha del plan, que estará bajo control de la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología (ANMAT). Según la información suministrada ayer, en una primera etapa se controlarán unos 88 fármacos, que podrán ser verificados a través de un mecanismo que funcionará por Internet, por mensaje de texto o llamando a un 0-800. Los detalles difundidos por la cartera sanitaria.

El anuncio de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner sobre la puesta en marcha de este novedoso sistema de información para el control y seguimiento de los medicamentos fue recibida con entusiasmo. Según un comunicado difundido ayer por la cartera sanitaria a cargo del ministro Juan Manzur, “la trazabilidad permitirá prevenir riesgos en la salud por la utilización de productos ilegítimos, desalentar el robo y contrabando de medicamentos, detectar duplicaciones y desvíos de la cadena legal de comercialización, brindar seguridad a los usuarios y reducir costos y optimizar el uso de los recursos públicos”.

El ministerio confirmó que en una primera etapa, se comenzará a aplicar “sobre 200 productos comerciales, generados en base a 88 ingredientes farmacéuticos activos, conocidos como de alto costo y baja incidencia y destinados al tratamiento de patologías complejas, entre las que se cuentan las oncológicas, el VIH/sida, hemofilia, artritis reumatoidea, fibrosis quística, tratamientos específicos contra el asma, acromegalia, degeneración macular húmeda y los de anemia relacionada con la enfermedad renal crónica”. También con el tratamiento de la hepatitis crónica, de trastornos autoinmunes, esclerosis múltiple, hipertensión arterial pulmonar, síndrome mielodisplásico y algunos casos de osteoporosis (ver listado completo en archivo adjunto).

El sistema deberá ser implementado por todos los componentes que formen parte de la cadena comercial de distribución y que intervengan en la entrega de especialidades medicinales. “El mismo consiste en la identificación unívoca de cada unidad a ser comercializada, desde que es producida por el laboratorio, pasando por las distribuidoras, operadores logísticos, droguerías, farmacias y establecimientos asistenciales hasta, finalmente, llegar al paciente”, afirmó el comunicado.

“La comercialización de medicamentos ilegítimos es una actividad delictiva que constituye un riesgo para la salud de la población, por cuanto los productos que ingresan al mercado no son confiables y seguros, pudiendo generar efectos nocivos o indeseados, o falta de la acción terapéutica buscada”, dijo el ministro Manzur.

La falsificación y adulteración de los medicamentos constituye una amenaza para la salud en todo el mundo. Se trata de un negocio ilícito altamente lucrativo que, desde hace años, afecta por igual a países desarrollados y en vías de desarrollo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) trabaja en esto desde 1998 y, si bien el tema no es novedoso, los expertos señalan que recién en los últimos dos años se ha comenzado a vislumbrar cuál es la magnitud del problema, sin dudas comparable con el del tráfico de armas o de drogas.

Aunque es imposible cuantificar en términos económicos cuánto dinero se mueve a través de estas redes, la OMS habla de miles de millones de dólares y miles de millones de medicamentos falsificados anualmente. Se estima que, tan sólo en Europa occidental, el comercio ilegal de medicamentos genera un comercio de más de 14.000 millones de dólares anuales.

En nuestro país funciona hace algunos años el Programa Nacional de Pesquisa de Medicamentos Ilegítimos, implementado por la ANMAT, que en un primer momento estuvo destinado a combatir el fenómeno de la producción de fármacos, principalmente de venta libre y bajo costo, en locales no habilitados o simples galpones.

Siguen los elogios a la medida

En tanto, desde distintos sectores siguen elogiando la medida lanzada por el gobierno nacional. La directora general de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Mirta Roses, aseguró ayer que el Programa de Trazabilidad de Medicamentos argentino “es un ejemplo no sólo para las Américas sino para el mundo entero, en la lucha por contar con medicamentos seguros para la población”. La titular de la OPS remarcó que la organización que dirige reconoce y apoya “los esfuerzos de la Argentina en el mejoramiento constante de su política sanitaria. Se trata de una medida de salud pública importantísima para garantizar la salud de los argentinos”.

Por su parte, la directora técnica de la planta productora de medicamentos del Instituto Biológico Tomás Perón, Patricia Rivadulla, afirmó que “este sistema permitirá, en una primera etapa, corroborar la legitimidad de los medicamentos oncológicos, contra el VIH y la hemofilia”. En una entrevista en el programa “Médicos por Naturaleza”, que se emite por la Televisión Pública, la especialista detalló que esto implica la posibilidad de realizar un seguimiento del producto desde los laboratorios hasta el usuario, pasando por droguerías y farmacias, mediante un código que estará presente en el envase del medicamento.

“Tanto en farmacias, droguerías, laboratorios y hogares se podrá hacer la lectura del código y chequear en la página web de la ANMAT, o vía mensaje de texto si ese fármaco es legítimo, cuál es su vencimiento y qué laboratorio lo produce”, explicó Rivadulla.

Asimismo, contó que en el Instituto “Tomás Perón” del ministerio de Salud, donde se producen unos 25 millones de comprimidos anuales, ya emplean un sistema de trazabillidad interno para garantizar la calidad de los productos allí elaborados, desde el ingreso de la materia prima hasta que sale de ese establecimiento.

“Para esto contamos con un software específico y el empleo de buenas prácticas de manufactura”, agregó Rivadulla. Y adelantó que en la segunda fase del plan anunciado por la Presidenta, también se empleará el nuevo sistema de trazabilidad para que los usuarios puedan corroborar la legitimidad de los productos que se generen en el Instituto Biológico, entre los que figuran drogas como paracetamol, metformina, glibenclamida, atenolol, haloperidol y alcohol en gel.

DESCARGA: Listado completo de los productos incluidos en la primera etapa del plan de trazabilidad.